11 feb. 2009

PIRULETAS DE CHOCOLATE BLANCO

Ya tenemos aquí a San Valentín y todo se llena de corazones.
Estas piruletas las hice el año pasado por primera y he decidido que este año las ponía en la tienda.
Aquí el truco no está en la receta (se derrite chocolate blanco al baño Maria y punto) sino en tener todo lo necesario para hacerlas (moldes, palitos y transfer para chocolate).
Lo que sí quiero aprovechar es la entrada en el blog para comentaros lo fácil que es trabajar con transfers.
Para quien no lo conozca, son unas láminas de plástico que van "impresas" de material comestible y decoradas con motivos varios. Para trabajar con él, se pone en el molde el transfer (bien recortado, bien completo; depende de lo que queramos hacer) y se hecha por encima el chocolate fundido. Se deja que enfríe el chocolate completamente y despegamos el plástico como si fuera un adhesivo, el cual nos saldrá transparente ya que los motivos se quedan "pegados" al chocolate.
Cada vez es más fácil encontrarlos en páginas especializadas y os puedo asegurar que hay auténticas maravillas!!!

0 comentarios: