23 jul. 2009

ESCAPADA DOMINGUERA

Llevo varias semanas muy perezosa para hacer experimentos en mi cocina. La verdad es que con estos calores, la mera idea de encender el horno me dan ganas de llorar.
Por otro lado, tengo el cerebrito algo estancado y, el domingo pasado decidí que sería conveniente oxigenarlo un poquito y me fui con mis dos peques de excursión.
Elegimos la zona de Rascafría que es una auténtica maravilla. A primera hora decidimos buscar un sitio tranquilo para comer. Y lo encontramos! En la foto de arriba podréis ver una piscinita natural que hizo nuestras delicias por unas horas.
Estas (la foto de arriba) son mis vistas antes de mi cabezadita siestera. Una gozada.


Después de comer decidimos hacer una ruta camino a la Cascada del Purgatorio. El camino fue largo pero realmente merece la pena.

Empezaré a hacer más excursiones. Ya os contaré.

6 jul. 2009

UN DESAYUNO AL AROMA DE LAVANDA


Este sábado decidí cambiar la hierbabuena que tenía a la entrada de la tienda. La anterior estaba mustia y enferma y me dio mal rollo. Decidí ir al vivero a por plantas nuevas y encontré una lavanda espectacular que decidir poner también a la entrada. Por supuesto que la hierbabuena fue sustituida de inmediato por otra en pleno esplendor!
Mi rincón cada día tiene más plantas. Intento elegir aromáticas. Me encantan y creo que le van a la tienda como anillo al dedo.
Ahora que por las mañanas se puede pasear sin los calores que nos asaltan según transcurren las horas, saco una mesita con los silloncitos de mimbre y... a desayunar!
No os podéis imaginar que maravilla desayunar en pleno centro histórico de Alcalá al fresquito mientras te inundan los aromas de lavanda y hierbabuena... un lujo!
Aprovecho esta entrada para indicaros algunas características (algunas muy curiosas) sobre esta planta:
-Su nombre proviene del latín "lavare", es decir, lavar, y responde a que la hierba ha sido utilizada durante mucho tiempo para aromatizar baños.
- La lavanda está dedicada a "Hécate" la diosa de las brujas y los hechiceros, y a sus dos hijas Circe y Medea. Y a pesar de esto se usaba, por ambiguo que pareza, para desviar el mal de ojo.
- Es un buen antiséptico y solía aplicarse una loción de lavanda a cortes y heridas, contusiones y quemaduras.
- El aceite de lavanda se utilizaba comúnmente, por su efecto tranquilizante y sedante, tanto en alteraciones nerviosas como para estómagos indispuestos. Era también un componente de las famosas "sales" que se daban a oler a las damas de tiempos victorianos para hacerlas volver en sí de sus desmayos.
- El té de lavanda era un popular remedio para el insomnio. Dicho té también alivia los problemas de las vías respiratorias tales como el asma, la bronquitis, la sinusitis, la gripe, la tos y el catarro.
- Su utilidad más famosa está en la perfumería. El agua de lavanda es uno de los perfumes ingleses más antiguos, y el aceite de lavanda añadido al baño es un lujo de refresco y relajación.
- Ejerce una influencia benéfica sobre las hortalizas plantadas en su cercanía; las hace más saludables y les de un mejor sabor.

4 jul. 2009

MASA DE PIZZA


Lo prometido es deuda. Y aquí os dejo la receta de la pizza que saqué del libro "Pizza, calzone & focaccia". Definitivamente es la masa que estoy haciendo siempre que me decido a hacer pizza. Además, no hace falta Thermomix. Se puede hacer en ella igualmente, pero yo prefiero hacerla en la Kenwood (lo del amasado a mano me da mucha pereza, lo reconozco).
Espero que os guste tanto como a mí el resultado.
Para 2 pizzas medianas (25-30 cm)
Ingredientes:
25 gr. levadura fresca (yo utilizo la de Mercadona), 1 cucharada de levadura seca ó 2 cucharillas de levadura seca rápida.
1/2 cucharilla de azúcar (hace que la masa se tueste algo más)
150 ml. de agua tibia
500 gr. de harina sin blanquear, más una cantidad para espolvorear
1 cucharilla de sal marina fina
1 cucharada de aceite de oliva
Preparación:
En un bol mediano, mezclar la levadura fresca con el azúcar y batir en el agua tibia. Dejar 10 minutos hasta que esté espumosa. Para el resto de levaduras, seguir las indicaciones del fabricante.
Tamizar la harina y la sal sobre un bol grande y formar un hueco en el centro. Verter la mezcla de la levadura y, luego, el aceite de oliva. Remover bien con una espátula; después, con las manos, amasar hasta que la masa esté bien mezclada, lisa. Colocarla sobre una superficie ligeramente enharinada, lavarse y secarse las manos; a continuación, amasar con energía durante 5-10 minutos hasta obtener una textura homogénea, brillante y elástica (5 minutos en el caso de tener las manos calientes, 10 minutos si las manos están frías!). No hay que añadir más harina en este paso: cuanto más húmeda esté, mejor. Si nota que la masa está pegajosa, enharínese las manos, no la masa. La masa debería quedar bastante blanda. Si realmente está muy blanda, amásela con un poco más de harina.
Para comprobar si la masa está lista, puede enrollarla en forma de salchicha gruesa, coger un extremo en cada mano, levantar la masa y desplegarla hacia fuera, moviéndola con delicadeza; debería estirarse con bastante facilidad. Colocarla en un bol untado con aceite, cubrirla con film transparente o un paño húmedo y dejarla subir en un lugar cálido, sin corriente, hasta que alcance el doble de su tamaño (más o menos una hora y media).
Destapar la masa, darle unos golpecitos para sacar el aire y, después, disponerla sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada. Dividir en dos partes y formar dos bolas. Colocar las bolas separadas sobre papel para horno antiadherente, taparlas con papel film y dejar que suban 60-90 minutos. Puede usarlas cuando lo desee.
Qué aproveche!